Thomas Bracewell compró Plocks Farm hace 50 años cuando solo era una granja de ganado y cultivo. Pero cuando Roger, el hijo de Tom, empezó a trabajar en la granja se dio cuenta de que si quería asegurar el futuro de su empresa y el de su familia, no podían seguir cultivando cereales sin enfocarse en un mercado más eficaz; tenían que hacer algo para conservar a sus 5 trabajadores.

En 1992, Roger compró un tractor extrusor para convertir el trigo producido en la granja en alimento para perros extrusionado y desde entonces, la empresa ha ido creciendo y ganando fuerza año tras año durante el último cuarto de siglo. 
 
GA Pet Food Partners todavía es un negocio familiar que con Roger a la cabeza, ahora cuenta con la 3ª generación de la familia Bracewell activamente comprometida a impulsar su éxito y trabajar junto a los 670 trabajadores de sus dos  fábricas en Lancashire.